Los influencers pueden ser uno de nuestros mejores aliados en la activación de marca de nuestro restaurante. Nos pueden dar una mano en comunicar nuestra propuesta de valor y son buenos prescriptores (lo sé, esto no te suena, ahí va la definición: dícese de la persona o entidad que recomienda el consumo o la compra de un determinado producto) a la hora de sugerir nuestro negocio.
Según el Barómetro Hootsuite sobre redes sociales 2018, elaborado a través de más de 9.000 respuestas en 19 países, tanto de pymes como de grandes compañías, cerca de la mitad (45%) de las empresas optan por el marketing de influencers.
 

CÓMO TRABAJAR CORRECTAMENTE CON INFLUENCERS

Veamos, aquí no se trata solamente de invitar “a lo loco” a gente que nos contacta a través de mail o mensaje directo de Instagram o Facebook. Perfiles que juran tener tropecientosmil seguidores y hacer las fotografías más apetitosas. Se trata de unas premisas que en It’s Enjoyable recomendamos tener en cuenta antes de invitar a nadie a nuestro restaurante:

1. Tener claro qué queremos conseguir con la visita. Qué queremos que se comunique y cómo. Piensa, además, que estamos hablando de un “intercambio”: contenido para los canales del foodie a cambio de visibilidad.

2. Investiga un poco sobre su perfil: revisa el número de seguidores (no te fíes de las cuentas con un volumen de comunidad exagerado) pero sobretodo fíjate en los comentarios en sus publicaciones y si contesta a estos. Aquí no es tan importante el número de seguidores sino más bien el grado de interacción con los comentarios y menciones.

3. Pide un pequeño informe con las estadísticas de las visitas a su página web y perfiles de redes sociales. No es cuestión de ser expertos en análisis de datos pero si ellos van a ser profesionales nosotros también lo debemos ser. Esto es indispensable en caso de que el “influencer” pida una compensación económica.

4. Cuando ya esté el foodie en el local, haz una selección de los platos que más te interese promocionar, con su presentación (fotogénica) y cantidad habitual. Controla personalmente el pase. Explica tu historia, la del local y la de los platos. Piensa que delante tuyo tienes una especie de periodista gastronómico y que está deseoso por conocer tu restaurante y generar el mejor contenido posible para sus canales.

5. Y por descontado, sé atento con la visita en todo momento. El trato que se lleve será lo que marque la diferencia para que, aunque publique fotos o artículos en sus canales, el foodie te recomienda o no a otros colegas y a su audiencia.
 

QUE NUNCA TE FALTEN LOS PRESCRIPTORES

Los “foodies” son amantes de la experiencia de comer en restaurantes. Son creadores de contenido en redes sociales y les gusta exponer lo que les hace sentir bien. Han evolucionado tanto, hasta el punto de amasar tal audiencia que se han convertido en prescriptores. Así de fácil. Y tu marca necesita y necesitará prescriptores. Que no se te olvide.

Share This