La tecnología Blockchain podría transformar la industria alimentaria mejorando la transparencia, el seguimiento y la trazabilidad en la cadena de suministro. Fenómeno que tendría como consecuencia el incremento de la confianza del consumidor en un sistema alimentario más seguro.

Los consumidores quieren saber de dónde vienen los alimentos que consumen, y las autoridades deben, además, velar por el mantenimiento de la trazabilidad en toda la cadena de suministro y la retirada de los alimentos en los que se haya detectado algún problema. Los sistemas tradicionales, a menudo basados en papel o herramientas muy básicas, deben ser conciliados por las distintas empresas implicadas en los diversos eslabones de la cadena, lo que dificulta la gestión en caso de crisis.

Blockchain es una tecnología ampliamente utilizada en el sector financiero como herramienta para rastrear y negociar activos, un libro de contabilidad compartido, verificable e incorruptible para registrar el historial de transacciones, y que se asocia a menudo con la criptomoneda de Bitcoin. Se llama blockchain porque todas las transacciones se clasifican en listas de registros en continuo crecimiento llamadas bloques, y cada bloque está encadenado, usando sofisticados algoritmos matemáticos, a los anteriores, hasta llegar a la primera transacción.

 

Un sistema de gestión basado en la tecnología Blockchain podría proporcionar innovadoras aplicaciones transaccionales que fomentarían la confianza, la responsabilidad y la transparencia en toda la cadena de suministro de alimentos.

 

En la industria alimentaria, esta tecnología conectará la información de los alimentos con la información digital del producto, como composición, origen, contacto cruzado con alérgenos, uso de antibióticos u hormonas, o la aplicación de herbicidas y pesticidas en la producción, números de lote, datos del fabricante y de procesamiento, certificación de la planta productora, fechas de consumo preferente, temperaturas de almacenamiento o detalles logísticos.
De modo que se podría simplificar y reducir el coste de la gestión de la seguridad alimentaria mediante la digitalización de los procedimientos existentes y la información del producto, creando un único registro histórico seguro. Al integrar Blockchain con otras tecnologías, como teléfonos inteligentes con códigos QR y IoT (Internet of Things), la información sobre el contenido de un producto y su origen podría identificarse en segundos, permitiendo a los consumidores tomar una decisión más informada sobre los alimentos que consumen al conectarlos directamente con los productores.

Finalmente es importante reflexionar que la tecnología Blockchain es un habilitador y no una solución final en sí misma. Solo funcionará como parte de una solución integrada respaldada por una sólida cultura de integridad de seguridad alimentaria de la empresa.

Share This